Las oficinas de ABSA debieron cerrar sus puertas ayer para que se realizaran tareas de limpieza y desinfección

Un hombre arrojó ayer un balde con residuos cloacales en la oficina de atención al público de la empresa Aguas Bonaerenses (ABSA) de Bahía Blanca, y afirmó hoy que desde diciembre realiza reclamos por el desborde en su casa sin recibir una solución.

“La forma que tuve de expresarme fue ésta porque ni ABSA ni OCABA (Organismo de Control de Aguas de Buenos Aires) me dieron respuestas. Desde diciembre que me explota la cloaca desde dentro de mi casa porque tengo la cámara y la solución es que venga ABSA para hacerme un arreglo en la vereda”, afirmó Cristian Berra, quien juega al fútbol en un equipo de la liga local.

“Me cansé de pagar una persona que me destape la cloaca de forma particular, agarré un trapo de piso y junté lo que rebalsa en mi casa. Reconozco que la protesta es insalubre y no es higiénica pero es lo que pasa en mi casa“, expresó.

A raíz del hecho, las oficinas de ABSA debieron cerrar sus puertas ayer para que se realizaran tareas de limpieza y desinfección y volvió hoy a abrir con normalidad.