VíaPaís

Un joven de 18 años abrió fuego contra dos visitantes y un agente. El Estado Islámico se adjudicó el ataque.

Un joven de 18 años abrió fuego en la sala de espera de la sede local de los servicios secretos rusos (FSB) en Khabarovsk, matando a un agente y un visitante.

Según publicó Russia Today, “algunas informaciones lo indican como miembro de un grupo neonazi”. Asimismo, el Estado Islámico se adjudicó el ataque a través de un comunicado de su agencia de noticias.

Así lo confirmó el FSB, citado por la agencia Tass, asegurando el deceso del atacante. Otro visitante fue herido.

Khabarovsk se encuentra en el extremo oriente ruso.

El joven identificado como “A.V. Konev”.

Noticia en desarrollo