VíaPaís

El letrado aseguró que el traslado del empresario a Río Gallegos será para visitar a su madre y negó negociaciones en torno al sistema de testigos protegidos.

El abogado de Lázaro Baéz, Maximiliano Rusconi, dijo hoy que es falso que haya mantenido contactos con el ministro de Justicia, Germán Garavano, para que su defendido declare como arrepentido en el marco del sistema de testigos protegidos, y sostuvo que el traslado a Río Gallegos del empresario detenido será solo por 2 o 3 días para visitar a su madre enferma.

“A Garavano lo conozco hace mucho tiempo, no es mi amigo íntimo. Ha habido un contacto formal, informado al juez (Sebastián) Casanello, donde le pedimos recaudos para el viaje a Río Gallegos. Pero que yo he hablado en el marco del sistema de testigos protegidos, eso es falso”, dijo Rusconi en declaraciones a radio La Red.

Para Rusconi, la figura del arrepentido o del testigo protegido, es para presionar a una persona a que se autoincrimine o incrimine a otros y que su defensa no va en ese camino.  

Sobre la negociación con un posible arrependido, el Juez Sebastián Casanello dijo: “El acuerdo de colaboración debe ser celebrado entre el fiscal y el imputado y posteriormente sometido al examen del juez para su eventual homologación”. Descartando así las versiones que hablaban de conversaciones entre Lázaro Báez y representantes del Gobierno.

Por último, Rusconi confirmó que la justicia ya autorizó “hace 15 o 20 días” el traslado del empresario detenido a Río Gallegos para que pueda ver a su madre enferma.

En relación a la información clasificada que recibió la justicia de parte de Suiza, Rusconi dijo que pudieron acceder recién ayer a esa documentación y que la están analizando.