Hallaron pelos y restos de tela donde apareció el cadaver del niño mutilado en Miramar



La Justicia envió policías bonaerenses a realizar consultas entre los vecinos de la zona. 

Los investigadores que intentan esclarecer el asesinato del niño de dos años que fue hallado mutilado en una ruta de Miramar encontraron hoy pelos y restos de tela que podrían ayudar a la pesquisa para identificar a la víctima.

Asimismo, la justicia dispuso realizar una pormenorizada búsqueda de la familia del niño y para ello envió policías bonaerenses a realizar consultas entre los vecinos de Miramar y Mar del Sur.

En un rastrillaje realizado esta mañana en la zona donde un hombre que iba en bicicleta halló el cuerpo, en el último tramo de la ruta 11, cerca del arroyo Las Totoras, los peritos encontraron pelos y un trozo de tela, al parecer correspondiente a una manta.

Los peritos recogieron los hallazgos para sumarlos como material a analizar en la investigación, a la espera de que un cotejo genético, en caso de que se encuentren a familiares, permita determinar si el niño fue abandonado allí por personas que lo conocían.

En ese marco, la fiscal de Miramar Ana María Caro dispuso intensificar la búsqueda de los padres o familiares directos del niño para poder identificarlo y determinar cómo se produjo su muerte y los motivos por los cuales alguien le quitó sus órganos, sus dientes y le cortó manos y pies para que no tuviera huellas dactilares.

Policías bonaerenses de la Delegación Departamental de Investigaciones (DDI) iniciaron esta mañana una recorrida casa por casa para consultar a los vecinos si podían aportar algún dato a la investigación.

En ese marco, preguntaron si conocían en la zona a alguna familia que tuviera un niño o niña de dos años que no hayan visto en el último mes o si, ante la falta de denuncias oficiales, tenían información sobre una eventual mudanza súbita en la zona u otros dato que pudieran combinarse con el caso.

Asimismo, los peritos realizaron rastrillajes en arroyos cercanos y en terrenos adyacentes donde se encontraron los restos del niño para lograr dar con algún elemento de valor a la causa.

Los investigadores estimaron que si bien durante el fin de semana, cuando en la zona se realizó el Festival de la Papa, hubo gran movimiento de tránsito en la ruta, el cadáver del menor de edad pudo haber sido arrojado a un arroyo y desde allí fue extraído por los perros que lo dejaron a un costado de la ruta.

La fiscalía descentralizada de Miramar recibió informes de distintas jefaturas policiales y judiciales que señalaron que en ninguna dependencia de la zona había pedidos de búsqueda de niños menores de 3 años en los últimos 30 días.

Las fuentes consultadas por esta agencia dijeron que en el amplio panorama de hipótesis posibles no se descarta la posibilidad de que haya actuado algún tipo de secta religiosa o una posible ablación para el tráfico de órganos.

La fiscal dispuso también ampliar el pedido de búsqueda a los hospitales de la región para hacer un relevamiento sobre fallecimientos de niños o intervenciones quirúrgicas recientes.

La justicia también pidió ayuda a organizaciones sociales de voluntarios para que difundan la búsqueda en pos de localizar a los padres del niño.