Corea del Sur: tensión tras la destitución de su presidenta



Hubo incidentes y el foco principal se centró en la puerta de la residencia presidencial.

Un día después de la destitución por la Corte Constitucional de la presidenta de Corea del Sur, todas las miradas estaban centradas este sábado en el palacio donde reside Park Geun-Hye, en busca de una reacción de la exmandataria, conminada a abandonar la residencia.

Las autoridades electorales expresaron su preocupación por las tensiones en vísperas de las elecciones anticipadas tras la violencia de los disturbios posteriores al dictamen anunciado por la Corte, que confirmaba la decisión del parlamento.

El sábado, el balance de víctimas mortales por los disturbios subió a tres, después de que una persona -que había resultado herida- murió en el hospital.

“Los comicios deben ofrecer la oportunidad, la ocasión de superar las divisiones y los conflictos y desembocar en la unidad nacional y la armonía”, declaró en un discurso televisado en directo Kim Yong-Deok, presidente de la Comisión electoral. La elección del nuevo presidente debería celebrarse el 9 de mayo. En la prensa surcoreana, los editoriales llamaban a poner fin a las manifestaciones.

​Park debe abandonar la Casa Azul, sede de la presidencia donde se recluyó desde el voto en diciembre del Parlamento que la destituyó por cargos de soborno y abuso de poder.