Julián Serrano: “Me llevo bien con la fama”



Con 24 años podría perderse en las mieles del éxito pero su objetivo está claro: Quiero crecer un poco más, sé que puedo. (De La Razón)

Por Santiago Puddington

“Siempre quiero crecer un poco más”, dice Julián Serrano sentado en un sillón del living de su casa. A los 24 es uno de los grandes representantes de la nueva generación de artistas. Es un poco empresario, un poco actor, un poco músico y un poco productor. Por eso mira de costado cuando lo definen como “youtuber” y corrige: “Poné influencer”.

Supo explotar a la perfección internet y las redes sociales y fue, en este 2017, una de las 10 personalidades más nombradas en la web. Al mismo tiempo se instaló como actor de televisión y tuvo una participación en cine. Y el 2018 ya lo tiene prácticamente diagramado con lo que será su trabajo dedicado al cien por ciento a la música. Un camino que el sábado, desde las 20, empezará a tomar forma cuando presente su disco “Esta es mi historia” en el Teatro Broadway.

Hace poco se hizo pública su ruptura con su novia Oriana Sabatini, pero su cabeza no podría estar más alejada de eso. Hoy su tiempo se reparte entre ensayos, reuniones con productores y con su banda en lo que será su primer gran show como músico, más allá del recorrido que arrancó en 2015 con su primer disco “Jota Esse”. “Hace dos meses que estamos trabajando, salía de grabar ‘Golpe al corazón’ y me venía al ensayo y los fies de semana hacíamos una puesta general para calcular cambios de guitarra, de bailarines…

Este es el primer show que hacemos de manera independiente totalmente”, explica entusiasmado.

¿Por qué independiente?

Yo soy una persona que proyecta mucho, ya desde que subía los videos a internet me imaginaba llegando a la televisión y quería ir a un programa de Cris Morena (lo logró cuando lo llamaron para “Aliados”).

Cuando estaba con Cris ya iba preparando mis canciones para cuando se termine eso y después ya estaba listo para debutar en La Trastienda.

Ahora mi show ya tiene rodaje y le agregamos una banda en vivo que suma mucho… Siempre tuve la idea de hacer algo independiente.

Estuvimos hablando con discográficas pero por ahora prefiero seguir así, porque es otra la velocidad que se maneja, me ahorro temas de burocracia, toma de decisiones…

Producimos todo nosotros.

¿Preferís tomar el control?

Sí, antes que nada yo me siento un productor nato. Siempre hice lo que tenía ganas y lo que me indicaba mi intuición, cuando subo un video, cuando lo edito, siempre tomo las decisiones yo, funciono mejor de esa manera porque cuando tengo una idea quiero que sea eso: es o blanco o blanco. Ya empezar a discutir tiempos o cosas que te postergan me molesta.

¿Siempre tuviste esas ideas en claro o lo aprendiste?

En realidad creo que si llegué a tener éxito es por esa mentalidad, no fue algo posterior, siempre proyecté todo. Y sí, a veces las cosas no salen como las pensás. Me frustré muchas veces, pero es parte del aprendizaje.

Siempre tuve esa mente soñadora, creo que nada es casual y todo ocurre porque uno lo sueña y hace fuerza para que pase.

Ya tenés un disco e hiciste algunos shows ¿cómo te sentís como músico? ¿Qué tenés que aprender?

Siempre me consideré más compositor e interprete que músico. Tengo nociones de piano y guitarra pero todavía me falta mucho. Trato de hacer algo diferente, ahí está la riqueza de cada artista, no en ser mejor o peor sino en ser diferente y estoy en esa búsqueda. Con los nuevos temas que voy a sacar será un antes y un después en mi carrera. Va a ser un Julián más maduro y el año que viene se lo voy a dedicar más que nada a la música. Este año estuve más con la actuación: hice dos tiras diarias “Quiero vivir a tu lado” y “Golpe al corazón” y una película (“Perdida”), así que no tuve mucho tiempo. El año que viene voy a hacer canciones, videos y estoy muy entusiasmado.

¿Cómo decidís cuando vas a actuar o cuando vas a cantar?

Cuando me llamaron de “Quiero vivir a tu lado” yo venía pensando en dedicarme a la música, pero la propuesta de trabajar Pol-ka era una experiencia que yo quería vivir y al toque que terminé me llamaron para “Golpe al corazón”, así que no tuve mucho tiempo para la música. Estoy todo el día con reuniones y terminé embalado con la actuación todo el año.

¿Te llevás bien con las reuniones ?

Sí, siempre son con personas con las que vamos a hacer determinadas cosas.

Me divierte, me gusta y trato de rodearme con gente sincera con buena energía. Si trabajamos con al guien tiene que ser con alguien que haga las cosas bien y no te diga una cosa y haga otra. En este medio hay mucho de eso así que hay que tener cuidado.

¿Ya leés a los chantas?

Una vez que ya entrás en el ambiente de producción artística de Argentina vas teniendo bastante noción de lo que pasa. Tenemos referencias y amistades definidas. Ya conozco bien. Después, uno se reúne y ve qué le parece la gente.

¿La fama cómo te afecta?

Bien, me llevo bien. No es que me desagrada pero tampoco me copa porque soy tímido y si me reconocen, aún hoy me sigue dando vergüenza.

Con todo lo que generás en las chicas es imposible estar en pareja…

Yo no hice eso de estar con muchas chicas todavía. Creo que se me agotaría el recurso al mes. Porque en algún momento uno busca algo más que sexo. La estabilidad me gusta y además en el último tiempo estuve muy dedicado al trabajo y siempre tuve los pies sobre la tierra porque quiero llegar más lejos. Sé que puedo y estoy medio obsesionado con eso. Siempre trato de no dormirme en los laureles. Logré mucho pero trato de potenciarlo y trabajo para eso. Creo que lo más sano es no dejar de ser así. Yo siempre fui tan positivo porque siempre quiero crecer un poco más.