Zarpó un buque con rescatistas de EEUU para localizar al submarino



El buque de bandera noruega Skandi Patagonia cuenta con equipos de última generación tecnológica.

El buque de bandera noruega Skandi Patagonia, contratado por la Marina de Estados Unidos, zarpó este martes del puerto de Comodoro Rivadavia con equipos de última generación tecnológica, hacia la zona de búsqueda del submarino ARA San Juan, desaparecido hace seis días.

La nave especialmente acondicionada lleva un sonar de búsqueda lateral, una campana de salvamento que puede operar hasta los 250 metros en profundidad y un vehículo de operación remota desde la superficie para poder inspeccionar el fondo, que puede trabajar hasta los 1200 metros.

Antes de partir, el coordinador y capitán de navío de la Armada Argentina, Gabriel Actis, informó en rueda de prensa en Comodoro Rivadavia que se calcula en “un día y medio o dos” la espera para poder estar en la zona de búsqueda, aunque aclaró que eso dependerá de “las condiciones del mar”.

Actis, submarinista y experto en rescates, detalló que “nos encontramos aún en la fase de búsqueda y es una manera preventiva de estar alistados con un medio de rescate ya cerca en caso de tener algún tipo de rescate”.

La operación se realiza bajo el sistema Ismerlo (Oficina Internacional de Escape y Rescate de Submarinos), ya que la Armada Argentina pertenece al grupo, dijo el marino.

El Skandi Patagonia, de 92 metros de eslora y que fue contratado por la Marina de los Estados Unidos para colaborar en la operación, se encaminará hacia una zona ubicada “al este del Golfo San Jorge, en el área norte, a unas 200 millas” de la costa, dijo el capitán de navío.

Actis añadió que otro buque, el Sofía 100, partiría del Puerto de Comodoro Rivadavia dentro de 72 horas porque “se está esperando que arribe uno de los aviones C17 que trae a bordo el mini-submarino, un vehículo de rescate que es el equipamiento que será montado a bordo”.

Asimismo se sumaráuna Cámara Hiperbárica “para hacer el traspaso bajo presión”, dado que “en el caso de que los tripulantes hayan sido sometidos a presión se los mantiene en el mini submarino a esa presión y se los transfiere directamente a una cámara hiperbárica que está a bordo”.

El Sofía 100 es un remolcador de 72 metros de esloraque servirá, también, de apoyo, a las otras naves.