VíaPaís

Hartos de los fans, los dueños de la casa de la serie construyeron un muro perimetral para que ya no se acerquen.

Cientos de turistas van a Albuquerque, en Nuevo México año a año para visitar loas locaciones reales de la mítica serie Braking Bad. Uno de los puntos más visitados es la casa de la familia de Walter White. Una de las escenas preferidas del público es cuando Walter (Bryan Cranston) revolea una pizza al techo del garaje, furioso porque su esposa no lo dejó ingresar al hogar familiar.

Esta imagen inspiró a cientos de fanáticos que se acercaron para rendirle homenaje y repetirla. También los dueños contaron que muchas veces les robaron piedras de la entreada: “Nosotros sentimos que no nos podemos ir porque cuando lo hacemos, algo ocurre y eso es ridículo”, manifestó enojada Joanne Quintana, hija de la propietaria de la casa.

Por todas estas razones, los dueños de la casa construyeron una pared metálica de casi dos metros con el objetivo de impedir que los intrusos se acerquen.