VíaPaís

En el sketch de la empleada pública, el joven se abrió y contó detalles íntimos.

Tras la polémica en Twitter por los mensajes contra su padre, Felipe Pettinato estuvo invitado al programa de Susana Giménez junto a su hermana, Tamara. El joven aprovechó la ocasión para bailar como su ídolo, Michael Jackson, y abrirse y confesar que padece del Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad.

“Iba a venir a la Casa Rosada (por el sketch de La empleada pública) la semana pasada pero no llegué porque tengo Trastorno de Déficit de Atención con Hiperactividad y me olvidé, se me pasó y dije ‘uy, ya es lunes'”, contó.

Me costaba mucho quedarme quieto, no podía quedarme sentado, tenía hiperactividad. No podía despertarme a tiempo…“, recordó.

En ese sentido, explicó: “Demando atención y con mi padre lo mismo: los pacientes con ADD (por sus siglas en inglés) son impulsivos. Yo soy demasiado pacífico y mi padre es demasiado ácido. Si fuese un animal él sería un erizo”.

Sobre la relación con su papá, Roberto Pettinato, aeguró que “la relación es buena“, a pesar de las duras palabras que le ha dedicado en las últimas semanas en las redes sociales. Y agregó, con ironía: “Está todo bien, nos llevamos pésimo. Es un tipo que está siempre trabajando“.

Por último, confesó que sufrió bullying en el colegio por ser “retraído” e “hijo de un famoso”. También, contó cómo se adapto en el colegio: “En la escuela pública en la que terminé la primaria todos mis compañeros eran chicos que vivían en una pensión e iban a probarse a River para ser futbolistas, y yo no sé lo que es un penal. Ahí me adapté perfecto… Ellos se adaptaron a mí”.