VíaPaís

Cuatro sospechosos quedaron detenidos.

El primer ministro de Australia, Malcolm Turnbull, informó que fuerzas de seguridad frustraron hoy un supuesto ataque islamista contra un avión de pasajeros y detuvieron a los presuntos responsables.

Brigadas antiterroristas registraron esta noche cinco inmuebles en Sydney tras haber sido alertadas por organismos de inteligencia y detuvieron a cuatro sospechosos, relató el funcionario y subrayó que “la amenaza terrorista es muy real”.

​Turnbull dijo a la prensa que la seguridad en los principales aeropuertos del país había sido reforzada, por lo que advirtió a los pasajeros sobre posibles demoras y mayores controles.

En tanto, el jefe de la Policía Federal australiana, Andrew Colvin, indicó que agencias de inteligencia recibieron “información creíble” de parte de organismos colegas y sostuvo que el ataque estaba dirigido contra la industria australiana de aviación en un aeropuerto importante del país, que rehusó identificar.