VíaPaís

Consideró que "el caso no tiene que ser analizado políticamente".

El ministro de Justicia, Germán Garavano, aseguró hoy que en el Gobierno nacional son “respetuosos de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) pero también de los jueces de Jujuy”, luego de que la entidad dictara una resolución en la que recomienda al Estado adoptar “medidas alternativas” para la prisión preventiva de la dirigente Milagro Sala.

Además, consideró que el Ejecutivo nacional “sólo tiene la función de transmitir” la recomendación de la Comisión difundida ayer y advirtió sobre “un fuerte sector vinculado al kirchnerismo que tiene en Sala una referente política” y que vincula su detención a aspectos políticos.

“El caso no tiene que ser analizado políticamente. Acá hay una investigación contra la dirigente por fuertes sospechas de corrupción“, señaló el funcionario.

En diálogo con radio La Red, manifestó que “en quince días las autoridades judiciales” de Jujuy tienen que dar una devolución a las recomendaciones sobre las condiciones de detención de jefa de la Túpac Amaru, acusada por asociación ilícita, extorsión y fraude a la administración pública, y remarcó que el Gobierno nacional es “ajeno” a esa decisión.