VíaPaís

Ambas dejaron sus puestos en los medios para dedicarse a la política. Los motivos. 

Son periodistas pero dejaron sus puestos en los medios para dedicarse a la política en la ciudad de Buenos Aires. A pesar de estar en veredas opuestas, las dos sintieron que el periodismo no las estaba dejando ayudar tanto como quisieran y por eso decidieron dar un paso más.

a primera precandidata a legisladora porteña por el espacio Evolución Ciudadana, Débora Pérez Volpin, aseguró que llega “como independiente” a la política para “sumar” con sus propuestas, entre las que se destaca la profundización del control de la Legislatura sobre el presupuesto de la Ciudad.

En una entrevista con DyN, la periodista que recientemente renunció a su trabajo como conductora tras 24 años en canal Trece para dedicarse a la política confesó que tomó esa decisión motorizada por “inquietudes personales” que coincidieron con “una propuesta que me interesó” del espacio del dirigente de ECO, Martín Lousteau.

“La verdad es que vengo a sumar”, resumió la ex conductora de Arriba Argentinos, a la vez que aseguró que llega “como independiente” a la política para integrar un espacio en el que “fueron muy bien recibidas” sus propuestas e inquietudes.

Por su parte, a la periodista Gisela Marziotta la motivó la necesidad de ponerle el cuerpo” al “deterioro del país” desde que asumió la Presidencia Mauricio Macri, y dijo que, de llegar en el Congreso, buscará impulsar leyes relacionadas al género. Por ello decidió precandidatearse como diputada nacional por la alianza peronista Unidad Ciudadana.

“Si bien desde los medios de comunicación tengo una responsabilidad comunicacional política, porque tengo ideas y me paro desde una vereda, me parecía que era momento de ponerle el cuerpo; salir, acompañar y escuchar a la gente. Más allá de ver lo que pasaba desde lo personal, hacerlo con un nivel de compromiso mayor“, explicó.En tanto, resaltó que el peronismo porteño es el único que se enfrentará en las PASO “de verdad” y que eso es “bueno” porque “fortalece a la democracia”, aunque justificó que en la Provincia “el debate es distinto”.

“Las mujeres, que somos mayoría porque el censo de 2010 dice que somos más mujeres que varones en Argentina, somos las menos representadas, es algo que deteriora la democracia”, concluyó.