VíaPaís

Víctor Manzanares afirmó que vive una "pesadilla" pero afronta con "estoicismo" su arresto por la causa "Los Sauces".

Víctor Manzanares, el contador de los Kirchner que está preso por la causa “Los Sauces”, comparó este jueves su situación con la del líder negro sudafricano Nelson Mandela, y afirmó que vive una “pesadilla” pero afronta con “estoicismo” su arresto porque no cometió delito y pidió la excarcelación.

Manzanares habló en videoconferencia desde la cárcel de Marcos Paz con los jueces Eduardo Freiler y Jorge Ballestero, de la Sala I de la Cámara Federal, que deben resolver si hacen lugar a la liberación que solicitó la defensa del contador.

Precisamente, su abogado Carlos Beraldi -el mismo que defiende a la ex presidenta Cristina Fernández y a sus hijos Florencia y Máximo Kirchner– reclamó la anulación de la detención dispuesta por el juez federal Claudio Bonadio, a quien insistió en criticar en la audiencia, para que Manzanares pueda estar en libertad.

En el tramo final de su alocución, Beraldi aprovechó para denunciar que querían desalojar a Cristina Fernández y a Florencia Kirchner de las casas en donde viven respectivamente: en la calle Mascarello 441, de Río Gallegos, y en la calle San José 1111, del barrio Constitución, en la Capital Federal.

Bonadio está pergeñando otra maldad“, dijo Beraldi, para sorpresa de los presentes, y apuntó al juez de la causa “Los Sauces” por el delito de “prevaricato”. Se espera que la Cámara Federal resuelva recién la semana próxima si concede la libertad o mantiene preso al contador.

“No me merezco esta situación. He sido tratado como un delincuente, como un terrorista -dijo-. El día lunes 17 se esperó a que llegaran los medios para retirarme esposado e insultado. Me llevaron a la delegación de Río Gallegos donde estuve hasta el jueves. Esto es una situación muy dura. Soy una persona estoica, fuerte, acepto la situación que me tocó vivir”, enfatizó.

El contador afirmó además que nunca cometió ningún delito y aseguró que estaba orgulloso de ser conocido mediáticamente como el contador de la familia Kirchner.

“No siento que merezca esta situación -afirmó-. Nunca me imaginé en un calabozo. No soy Mandela, pero pasé a comprender la situación que le tocó vivir“, dijo.

Manzanares fue arrestado el 17 de julio pasado en Río Gallegos, acusado de haber intentado entorpecer los embargos a los Kirchner en la causa “Los Sauces”, donde está procesado como organizador de una asociación ilícita que habrían encabezado Cristina Fernández y sus hijos, destinada a lavar dinero con el alquiler de propiedades a los empresarios Lázaro Báez -también preso- y Cristóbal López.