VíaPaís

La municipalidad buscará apelar la medida que la obliga a garantizar la adecuación de colectivos. 

En medio de la polémica que desató un amparo judicial que obliga a la municipalidad de Bariloche a garantizar el acceso al transporte público de personas discapacitadas, el intendente Gustavo Gennuso anunció hoy que apelará la medida que lo obliga a adecuar colectivos y paradas dentro de diez meses.

En declaraciones a medios locales, Genusso adelantó que apelará el fallo que ordenó a la municipalidad a garantizar el transporte público a discapacitados, un servicio que hoy que está concesionada a la empresa sanjuanina Semisa. “Si hubiéramos encontrado una empresa que respete la ley, estaríamos sin colectivos”, aseguró Gennuso.

La polémica comenzó con la decisión del juez Emilio Riat, de ordenar al gobierno municipal ajustarse a los requisitos que la misma gestión había establecido cuando el año pasado anunció los pliegos de concesión de los servicios públicos.

La licitación fue declarada desierta en dos ocasiones, tal como había sucedio en 2015 con los dos llamados que hizo la ex intendenta María Eugenia Martini. Ante ese panoarama, Gennuso dispuso una concesión directa a la empresa Semisa, que comenzó a prestar servicios a principios de este año.

La empresa comenzó a funcionar sin “contar con un 30% de unidades (nuevas) y que cumplan con la condición de ser de piso bajo o presentar las adecuaciones funcionales y estructurales necesarias para garantizar la accesibilidad”, como exigía la licitación.

Además debían contar con “adaptaciones funcionales para el ingreso y egreso en forma segura, autónoma o semi asistida” y “con espacio suficiente para permitir la ubicación en su interior de personas con movilidad y comunicación reducidas (Especialmente usuarios en sillas de ruedas y semi ambulatorios severos)”, entre otros requisitos.

Con la concesión directa a Semisa, todas estas exigencias fueron reemplazadas por el servicio de un solo vehículo utilitario tipo furgón, que funciona a pedido de los usuarios a través de un 0800. Pero el sistema, que se implementó en forma precaria, no da abasto para atender la demanda en tiempo y forma.

Ojeda dijo que es “preocupante” que el gobierno municipal haya adelantado -a través del jefe de Gabinete, Pablo Chamatrópulos- que apelará el fallo y consideró que “si apelan y el Superior Tribunal de Justicia les hace lugar, sólo queda recurrir ante Naciones Unidas, no hay más instancias en el país para apelar”.

El director de Tránsito del municipio, Carlos Catini, señaló que “esto no deja de lado a los discapacitados. La Municipalidad está trabajando en dar un servicio de transporte a todos los ciudadanos, pero hay que recordar que antes había una situación caótica en en el servicio y cuatro licitaciones fueron desiertas”.