VíaPaís

Las víctimas contaron los abusos una década después. El hombre renunció a su cargo religioso pero el Vaticano rechazó esa decisión. 

El caso del cura acusado de abusar de dos chicas del colegio de la parroquia San José Obrero de Caseros empieza a tener determinaciones judiciales concretas: según se conoció, el fiscal de la causa pidió la detención del sacerdote Carlos José, que había renunciado a su cargo religioso, aunque el Vaticano rechazó esa decisión por “no tener ninguna validez”.

José tiene por delante un futuro juicio penal acusado de pedofilia contra dos chicas, que ahora son mayores, pero que al momento del delito tenían 10 años. Con el pedido de la fiscal de San Martín, Mariana Piwarczuk, la Justicia podría acorralar después de más de una década al cura denunciado, según publicó TN.

 “No le tengo miedo, le tengo bronca”, dijo una de las víctimas.  “Es increíble cómo el seminario lo sigue encubriendo. Hacer esto público hizo que otras chicas pudieran denunciarlo. Si lo encubre la Iglesia, es porque algo quieren esconder“, expresó Mailín Gobbo, una de las dos chicas que lo denunciaron, también en diálogo con TN.

“Decidí exponerme para que otras chicas pudieran hablar. Siento que se está haciendo Justicia. Ya que no esté caminando entre la gente es algo. Me siento aliviada de haberlo dicho”, afirmó la joven, de 29 años.