VíaPaís

Tras confirmar que va a ser mamá, la modelo y actriz reveló el motivo de su ruptura con el economista.

Luciana Salazar reveló en una entrevista con la revista Gente por qué se separó de Martín Redrado.

Luego de confirmar que alquiló un vientre para ser mamá, la modelo y actriz sostuvo que el verdadero problema de su relación era la hija de Redrado, quien nunca comprendió el amor entre ellos.

Como muchas mujeres Martina (la hija del ecomista) compite por su padre: ‘Tenés que hacer esto por mí; si lo hacés por ella, entonces no me querés’. Siempre le expliqué que nuestros amores eran diferentes, pero no lo entendió”, precisó y agregó: “A pesar de que muchas veces le demostré que podía confiar en mí el idilio con su papá la excedía“.

Me hubiese gustado llevar en mi propio vientre a la hija del hombre que amaba pero sabía que junto a Martín mi sueño era imposible“, reconoció Luciana.

“En julio de 2016 congelé mis óvulos luego de muchas charlas, una separación y terapia de pareja. Me planté y le dije: ‘Martín, mi deseo de ser mamá es determinante para continuar’. Entendió y se convirtió en un deseo de pareja, en una ilusión compartida. Pero me suplicaba: ‘¡Luli, por favor esperame un poco más!’. De haber tenido veintipico lo habría bancado…”, continuó.

Al ser consultada sobre la postura que hubieran tomado los hijos de su ex si ella hubiera quedado embarazada, la blonda fue determinante. “No lo habrían digerido. Una vez, en una charla, fueron claros: ‘Luciana, todo bien con vos, pero necesitamos que sepas que no queremos que papá tenga otro hijo con nadie’“, confesó.

“Martín es un padre demasiado culposo. Se sentía tironeado y un día Tomás (el hijo mayor de su ex) descubrió un mail acerca de los óvulos. y llamó preocupado, creyendo que les habíamos mentido. Eso generó tensión, inseguridades y me impulsó a dar el paso siguiente, el de la subrogación”, contó.