VíaPaís

La sentencia es por los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva fue condenado hoy a nueve años y medio de cárcel por un tribunal de primera instancia, por su implicación en la red de corrupción que operó en Petrobras.

El juez Sergio Moro, responsable del Operativo Lava Jato, encontró a Lula culpable de los delitos de corrupción pasiva y lavado de dinero.

Según el juez, Lula recibió sobornos de la empresa constructora OAS, una de las más grandes del país, a cambio de haber facilitado contratos de esa compañía con Petrobras.

Con esta condena, el dirigente del Partido de los Trabajadores (PT) se convirtió en el primer presidente brasileño condenado de la historia.