VíaPaís

 Científicos hallaron una relación directa entre el olor de la comida y los procesos metabólicos del cuerpo.

Si sos de las personas que cuando están a dieta huelen sus comidas favoritas para evitar comerlas y subir de peso, lo que tenemos para decirte no te va a gustar: oler los alimentos también engorda. 

Científicos de la Universidad de Berkeley descubrieron que existe una relación entre el olor de la comida y los proceso metabólicos del cuerpo.

El estudio que realizaron consistió en diversos experimentos con ratones. Estos animales fueron divididos en dos grupos, a uno se le hizo perder el olfato temporalmente y al otro no. A ambos se los alimentó con una dieta alta en grasas.

Continua leyendo en Rumbos Digital.