VíaPaís

Sostuvo que sería "un acto totalmente inválido e inconstitucional", y criticó al Gobierno de Mauricio Macri.

La Procuradora General Alejandra Gils Carbó aseguró hoy que no aceptaría un desplazamiento de su cargo mediante un decreto al considerar que “sería un acto totalmente inválido” e “inconstitucional”.

“Más que algo personal lo veo como un afán de concentración del poder y eso es el motivo por el cual siento el compromiso de quedarme en mi cargo“, sostuvo la funcionaria, y sostuvo que sería “un escándalo” que el Gobierno intentara removerla de su cargo “al mejor estilo Nicolás Maduro”.

Según afirmó, “de ninguna manera” tiene una vinculación política con el kirchnerismo. “No soy opositora ni militante, y siento rechazo y desilusión cuando me llaman la enemiga del Gobierno”, remarcó.

En una entrevista que brindó a radio Con Vos, denunció que hay una “difamación” en su contra y que ve “con preocupación un crecimiento de la violencia contra el sistema judicial. Ya ha habido jueces federales que denunciaron presiones. Los jueces laborales están expuestos a una campaña de hostigamiento constante”.

“En lo que a la Procuración respecta, esto empezó en noviembre de 2015, cuando el entonces candidato y ahora presidente (Mauricio Macri) decía que yo tenía que renunciar si asumía, desconociendo el claro texto constitucional que establece que el Ministerio Público es autónomo e independiente y que no tiene que retirarse cada vez que cambie el gobierno”, argumentó.

Consultada por la posibilidad de que el Gobierno intente removerla de su cargo con un decreto, respondió: “Sería un acto totalmente inválido. Si es necesario haría acciones judiciales. Habría una muy fuerte reacción de los organismos institucionales. Yo no puedo acatar un acto de esa invalidez. Existe un gran paralelismo entre lo que está pasándole a Luisa Ortega (la procuradora de Venezuela) y lo que me está pasando a mí”.