VíaPaís

Los padres quedaron procesados por la justicia uruguaya. Investigan si la niña se intoxicó por vía de amamantamiento.

Una matrimonio de argentinos que estaba de vacaciones en Punta del Este fue procesado luego de que su beba de once meses ingresara al sanatorio Cantegril con un cuadro agudo de intoxicación con cocaína, éxtasis, anfetaminas y metanfetanimas.

En su primera declaración, el padre de la niña le confesó a la justicia que el fin de semana del 24 de junio pasado habían dando una fiesta para sus amigos, en la que hubo un consumo masivo de todo tipo de estupefacientes.

Además, la mujer reconoció que se drogaba desde los tres meses posteriores al parto pero, aseguró, desconocía que los narcóticos pudieran pasar a la leche materna. Los estudios médicos confirmaron después que la cocaína pasó al organismo de la beba a través del amamantamiento.

En cambio, no encontraron rastros de éxtasis, mentanfetanimas y anfetaminas en los resultados practicados a la madre por lo que se cree que la nena ingirió de forma directa esas tres drogas, que le podrían haber dejado secuelas neurológicas o provocarle incluso la muerte.