VíaPaís

Se trata de un método de conservación basado en tecnología nuclear. 

Una reforma histórica al Código Alimentario Nacional permitirá, desde este mes, el desembarco en las góndolas de una nueva generación de alimentos “larga vida”. Se trata de productos que incluyen carnes frescas conservables hasta un año sin refrigerar y vegetales con un “aguante” inédito hasta pudrirse o brotarse.

Según un informe de Clarín, “esto será posible porque los productores de alimentos quedarán habilitados a usar un método de conservación basado en tecnología nuclear”, que consiste en exponer la comida a breves dosis de radiación gamma para eliminar sus microorganismos.

Hasta ahora la práctica, conocida como “irradiación de alimentos”, sólo se permitía para tratar unos pocos vegetales que casi no llegaban a las góndolas. Pero fuentes oficiales le confirmaron que, “en las próximas semanas”, una resolución conjunta de los ministerios de Agroindustria y Salud habilitará el empleo de la técnica en ocho grandes clases de alimentos. Entre ellos figuran carnes (de vaca, pollo, cerdo y otras), pescados y mariscos, frutas y vegetales frescos, bulbos y tubérculos, cereales, legumbres, semillas y otros.

Aunque algo así parezca riesgoso, en la Administración Nacional de Medicamentos, Alimentos y Tecnología Médica (ANMAT) definen el proceso como “un método físico más de conservación que se emplea con un propósito tecnológico o sanitario”. Además, ahí dan por probado que la comida irradiada no le hace ningún daño a la salud y garantizan que mantiene el aspecto, el sabor y los nutrientes originales.

En la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA), impulsora del cambio, sostienen que la comida irradiada ayuda a prevenir enfermedades transmitidas por alimentos, como salmonella, cólera, listeriosis o infecciones por escherichia coli. Por otro lado, destacaron que “evita el uso de fumigantes y conservantes químicos posiblemente tóxicos o contaminantes”. “En lo cotidiano, en tanto, el potencial beneficio está en reducir la enorme cantidad de comida que comercios y hogares tiran a la basura por haberse echado a perder“, agregó el artículo.

“Los ensayos muestran que se puede pensar en triplicar la vida útil de las carnes rojas y blancas, o llegar a conservarlas hasta un año sin cadena de frío, combinando la irradiación con envasado al vacío y otras tecnologías. A su vez, el pescado puede mantenerse fresco por 45 días, en vez de 4″, graficó Daniel Perticaro, gerente general de Ionics, la única empresa privada que irradia alimentos en el país.

¿Cuáles serán los primeros alimentos “larga vida” en llegar a las góndolas?

Entre los pioneros podría haber cortes de carne, chacinados, embutidos, tubérculos y frutas como los cítricos, prevén los especialistas. Creen también que el proceso, aunque irreversible, puede llevar un tiempo.