VíaPaís

 ¡Tomá lista de qué comer para que esto suceda!

Sí, leíste bien. Aumentar la concentración de serotonina en el organismo despierta en nuestro cerebro una sensación de felicidad. 

No es un mito. Los niveles altos de serotonina en el cerebro producen una sensación de satisfacción y bienestar general. Por eso, en momentos de flaqueza emocional el cuerpo pide chocolate y azúcar. ¿Te suena?

El nutricionista español Manuel Sánchez lo explica: “El sistema nervioso central necesita glucosa y triptófano para sintetizar serotonina y garantizar su funcionamiento. Unos niveles bajos de este componente orgánico en la sangre provocan malestar, nerviosismo, debilidad y temblores, lo cual se traduce, naturalmente, en mal humor”.

Continua leyendo en Rumbos Digital