VíaPaís

Pese a que "deberá cesar en sus funciones", las decisiones en las que intervino continuarán siendo válidas.

La Cámara en lo Contencioso Administrativo Federal ratificó el fallo que obliga al consejero de la Magistratura y senador por el Frente para la Victoria Ruperto Godoy a cesar en el cargo debido a que no es abogado.

“Corresponde desestimar la apelación y, en consecuencia, confirmar la sentencia apelada en cuanto hizo parcialmente lugar a la presente acción declarativa de inconstitucionalidad”, sostuvieron los camaristas Jorge Argento y Carlos Grecco.

Si bien el fallo estableció que Godoy “deberá cesar en sus funciones”, todas las decisiones en las que intervino son válidas, y entretanto, la cesantía se producirá sólo cuando la resolución quede firme.

El fallo de la Sala Tercera de la Cámara pone a Godoy un paso más cerca de ser excluido del Consejo, pues sólo queda por delante una instancia, la de la Corte Suprema.

A fines de mayo pasado, un juez de primera instancia había dispuesto el cese de Godoy aunque la sentencia todavía no se efectivizó porque no fue confirmada definitivamente.

En mayo pasado, el juez Enrique Lavié Pico dispuso declarar la inconstitucionalidad de un artículo de la ley que quitó la obligatoriedad de ser abogado para integrar el Consejo de la Magistratura, pero la Cámara reivindicó la “exigencia” para los diputados, pese a que su representación es política, de ser abogados matriculados y reunir “las demás condiciones para ser miembro de la Corte Suprema de Justicia de la Nación, a los fines de la idoneidad que esa formación supone”.